¿Es obligatorio ser feliz?

Es una pregunta fácil de realizar y más fácil de responder, pero la realidad, cuando empezamos hablar de felicidad hay gente que se siente cuestionada y se pone a la defensiva. La felicidad no es obligatoria para nadie, ni la vida misma lo es, pero ¿Qué es la felicidad?

El concepto de felicidad es muy debatido y visto de diferentes perspectivas: culturales, sociales, religiosas, evolutivas, …, pero podría haber un cierto consenso en aceptar que la felicidad es una emoción y sensación que tenemos las personas, en intensidad y variación dispar y de compleja medición, al ser un activo intangible.

Las causas de que provocan la felicidad se pueden clasificar en:

  • Causas externas.- Toda una serie de estudios concluyen que la “buena” convivencia es un condicionante positivo para que podamos ser felices: familia, amigos, trabajo y sobre todo pareja. Y después en menor medida existen otros condicionantes: espacios y/o entornos físicos, actividades que realizamos y también activos tangibles: dinero, servicios asistenciales, medios de transporte, seguridad, … El problema aparece cuando disminuye la influencia o desaparecen estas causas, entonces la emoción pasa ser negativa y por lo tanto nuestra felicidad desciende.
  • Causas internas.- Son aquellas que provienen de nuestro interior, más allá de nuestro cuerpo y mente. Hay gente que le denomina esencia, espíritu, alma, energía, …. Lo importante es encontrar el camino para saber gestionar los condicionantes negativos que la vida nos puede aportar, y poderlo convertir en sosiego y paz interior. A partir de éste punto podemos empezar a construir nuestra felicidad y paraíso. Ya que conseguido esto, la estabilidad del grado de felicidad será posible y no dependiente de las causalidades externas, aunque siempre condicionada por ellas.

La gestión de la felicidad, es conseguir primero el equilibrio personal, que nos permita escoger tranquila y libremente aquello que queremos que nos haga feliz. Evidentemente esto no es obligatorio, ya que la felicidad implica, posiblemente o seguramente,  salir de nuestro espacio de confort, tomando decisiones que nuestro entorno no entienda de manera inmediata, para ser felices hay que ser valientes, conscientes de nuestra realidad interior e inconscientes de la empírica exterior.

Es obligatorio ser feliz?

La felicidad, nos aporta satisfacción, placer y emociones positivas, pero también nos junta con otras personas en el mismo camino.

Desde el punto de vista profesional, la felicidad no es obligatorio, pero si interesante como instrumento que ayuda y mucho en los siguientes temas esenciales de la gestión empresarial:

  • Emprendimiento y liderazgo, aumenta nuestra “fuerza” comunicativa, la transmisión de emociones positivas, “seduce” a la gente.
  • Creativa e innovadora, nos permite encontrar nuevos caminos, antes no descubiertos, desde la capacidad de poner a “cero” nuestra mente y volver a empezar a pensar.
  • Trabajo en equipo, la empatía es un instrumento que ayuda a mantener unido un equipo y generar sinergias.

Después de todo, no es obligatorio ser feliz, pero vale la pena, es un camino que empezamos cada uno de manera muy diversa, y nunca es recto. Cuando hace unos años inicié éste camino, lo empecé, sin darme cuenta preparándome para una marathón, y un amigo me dijo, debes checar: cabeza, corazón y piernas, ya que te darás cuenta que cada parte tiene entidad propia, y así es. Subes, bajas, frenas, pero sobre todo nunca pares y te apartes del camino. La marathón y la felicidad tienen algo en común, lo importante es disfrutar del camino, no llegar.

Jordi Vilajosana

Emprendedor y profesor universidad

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On Linkedin