HACE 9 AÑOS

Ahora estoy desarrollando un proyecto, Fórum de Inversores, con un objetivo sencillo de explicar, pero complejo de desarrollar, que es el incentivar la emprendeduría en los estudiantes de la universidad, a través de la realización de diferentes tipologías de eventos: reunión con emprendedores que expliquen sus vivencias, sesiones para el desarrollo de ideas de negocio, encuentros con inversores, …

Cuando me pregunto; ¿Qué es lo que me ha incentivado desarrollarme como emprendedor?, la respuesta es clara, fué mi padre quién puso su semilla, viéndole trabajar, disfrutar en el desarrollo de proyectos empresariales, dándome consejos, criticándome mis iniciativas, explicándome sus sensaciones y sobre todo, sentir su felicidad emprendiendo proyectos, tanto empresariales como en la universidad.

El fué mi mentor, con sus consejos, orientaciones, contactos y sobre todo cuestionando desde cualquier punto de vista los proyectos que le presentaba y le pedía su opinión. Esto hizo desarrollar mi capacidad analítica y no dejar nada por cuestionar, para finalmente, siempre me decía: “crees en ello, lánzate, sin miedo”.

También me hizo tomar conciencia de la importancia de la responsabilidad social del empresario, del valor de la ética y que la palabra de una persona es lo único que realmente tenemos, que el dinero es temporal, hoy lo tenemos y mañana a  lo mejor, que no es el motor de la felicidad.

Me decía la ilusión es lo que te va hacer vibrar y vivir, síguela, pero cuando analices una situación déjala de lado, abstráete de los elementos emocionales y ve la realidad desde arriba. Un dato curioso el vaticinó la crisis del 2008, dos o tres años antes.

¿Qué he aprendido de mi padre? Todo, y me hubiese gustado aprender más. Lo más importante, es luchar, trabajar y sacrificarte por tus objetivos, y cuando te caes volverte a levantar, cuantas veces sea necesario. Y sobre la base del equilibrio personal.

En estos momentos nuestra sociedad necesita, gente con ilusión, con energía para emprender y sobre todo no perderse en el detalle ni la imagen. Él creía en un tercer modelo de sociedad, la que ahora deberíamos poner en marcha.

Compartíamos intensamente cuatro cosas:

  • El Barça (como hubiese disfrutado con Messi!!!!),
  • La docencia (comparábamos las encuestas de los alumnos, siempre me ganó)
  • La comida (me gustaría que le enviase un mensaje a mi madre a ver si vuelve a cocinar como antes, jajaja).
  • La última sus nietos, los adoraba.

Jordi Vilajosana

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On Linkedin